UX: Todo lo que debes saber para mejorar la experiencia de usuario de tu sitio web

UX: Todo lo que debes saber para mejorar la experiencia de usuario de tu sitio web

Las siglas UX proceden del inglés y significan User Experience o, lo que es lo mismo, Experiencia de Usuario. Seguramente has leído o escuchado en infinidad de ocasiones el término UX, pero… ¿sabes realmente en qué consiste?

La usabilidad consiste básicamente en hacerle fácil y agradable la experiencia al usuario cuando entra en nuestro sitio web.

Nuestros objetivos principales deben ser que el usuario encuentre con facilidad aquello que busca y que permanezca el mayor tiempo posible. En definitiva, el usuario debe sentir el deseo de volver después de su primera experiencia (que deberá ser positiva).

La usabilidad es un concepto que pasa totalmente inadvertido cuando existe, pero que se nota cuando no está.

10 principios básicos de usabilidad para mejorar la experiencia de usuario

El sitio web es la carta de presentación de cualquier proyecto empresarial o personal. Por eso, es importante tener en cuenta algunos aspectos fundamentales para conseguir que las personas que entren puedan navegar de una forma sencilla e intuitiva.

Es fundamental que el usuario encuentre rápidamente lo que busca porque, en caso contrario, abandonará la página en cuestión de pocos segundos. Estos primeros segundos de navegación por la web serán decisivos para conseguir que la persona permanezca dentro.

Jakob Nielsen, tras varios estudios, estableció 10 principios sobre usabilidad. Estos principios te ayudarán a mejorar la experiencia de usuario de tu sitio web:

  1. Visibilidad del estado del sistema.

El primer principio de usabilidad hace referencia a la importancia de la visibilidad del estado del sistema. Es usuario siempre deberá estar informado de todo lo que ocurre en el sitio web, o de cada operación que realiza en él, en el menor tiempo posible.

Algunos ejemplos de ello serían los siguientes:

  • Si el usuario añade un producto al carrito deberá aparecer la notificación de que el producto se ha añadido correctamente.
  • Si el usuario realiza una compra deberá recibir una notificación de la fase en la que se encuentra el proceso.
  • Relación entre el sistema y el mundo real.

El segundo principio: ‘Relación entre el sistema y el mundo real’ hace referencia a la importancia de hablar el mismo lenguaje que el usuario. Las imágenes que utilizamos deben ser claras, intuitivas y fácilmente reconocibles.

Por ejemplo, para indicar la ubicación del buscador podemos utilizar el icono de una ‘lupa’ o para eliminar un producto el símbolo de ‘papelera’. De esta forma, el usuario encontrará fácilmente aquello que busca porque lo relaciona con aquello que ya conoce del mundo real.

Los iconos o símbolos que los usuarios ya tienen interiorizados tampoco deberían ser cambiados porque podemos llevarle a confusión. Debemos conseguir que el usuario pueda moverse por la web de una forma sencilla.

Recuerda: Sencillez, sencillez y sencillez.

  • Control y libertad del usuario.

El tercer principio: ‘Control y libertad del usuario’ hace referencia a la importancia de siempre ofrecer una alternativa. Nunca debería ocurrir que el usuario se encuentre en un laberinto sin salida en el que no sepa cómo encontrar la solución para conseguir lo que está buscando.

Por ejemplo:

  • Si es necesario registrarse para realizar una compra deberá encontrar fácilmente el formulario para poder rellenar todos sus datos.
  • Si ha olvidado su contraseña de usuario, deberá encontrar fácilmente la opción que le permita recuperarla para poder terminar el proceso de compra.
  • Consistencia y estándares.

El cuarto principio hace referencia a los estándares y convenios preestablecidos.

¿A qué se refiere este principio? Te vamos a poner un ejemplo muy sencillo para que puedas entenderlo rápidamente:

El verde normalmente se asocia a aceptar y el rojo a rechazar. Nunca deberíamos hacerlo al revés porque conseguiríamos que un altísimo porcentaje de usuarios cometieran un error por llevarles a confusión.

  • Prevención de errores.

Seguro que te suena la frase “más vale prevenir que curar”. Anticiparse a los errores nos ayudará a evitar que el usuario abandone la web. Pero, en el caso de que un error se produzca, deberemos indicarle el camino más fácil y rápido para solucionarlo.

Esto supone revisar periódicamente la web en busca de posibles errores que puedan encontrarse los usuarios.

  • Reconocer en lugar de recordar.

No debemos esperar que el usuario recuerde, y debemos estar seguros de que no lo harán. Por ello, la web debe tener una estructura lógica, ordenada e intuitiva.

Las instrucciones de uso deben ser lógicas, sencillas y fácilmente reconocibles.

  • Flexibilidad y eficiencia de uso.

Nuestra web debe ser fácilmente de usar para cualquier persona. Desde aquella que no está acostumbrada a navegar por Internet hasta los usuarios más experimentados.

Si conseguimos que cualquier persona pueda navegar sin problemas por nuestra web, habremos logrado la flexibilidad y eficiencia de uso.

  • Diseño estético y minimalista.

Como muchas otras cosas en la vida, en cuestión de usabilidad ‘menos es más’. Es mejor ofrecer un diseño sencillo, claro y sin sobrecargas para evitar que el usuario se pierda mientras intenta buscar algo.

Debemos evitar, por encima de todo, el exceso de información. La sobreinformación provocará que el usuario se sienta perdido.

  • Ayudar a los usuarios a reconocer, diagnosticar y corregir los errores.

Lo ideal es que el usuario no necesite ayuda para poder navegar por nuestro sitio web, porque esto sería señal de que algo falla. Pero si así fuera, el usuario deberá encontrar la ayuda necesaria fácilmente.

Por ejemplo, si la web sufre un error deberemos informarle de una forma sencilla para que lo entienda.

  1. Ayuda y documentación.

El último principio hace referencia a que si el usuario necesitara algún tipo de información deberá encontrarla fácilmente. Aunque lo ideal es que esto no suceda.

Por ejemplo, incorporando un pequeño apartado donde incluir preguntas frecuentes.

Aplicar los 10 principios de usabilidad de Jakob Nielsen mejorará, sin duda, la experiencia de usuario de tu sitio web.

Recuerda, la usabilidad es un concepto que pasa totalmente inadvertido cuando existe, pero que se nota cuando no está.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp